¿Mis hijos también serán hipertensos?

Los niños ¿pueden tener arterosclerosis e hipertensión arterial?

Aunque las enfermedades cardiovasculares se manifiestan generalmente en el adulto, el proceso de la alteración en las paredes arteriales (arterosclerosis) comienza muchos años antes. Se han detectado transformaciones ateroscleróticas vasculares incluso en etapas del desarrollo fetal, y se pueden observar depósitos de grasa y colesterol, junto con rigidez arterial en niños de tan sólo 3 años de edad.

Datos de un estudio de relevamiento y seguimiento iniciado en el año 1973 en Bagalusa (Alemania) y todavía en curso, revelan que la aterosclerosis, la enfermedad arterial coronaria y la hipertensión esencial pueden empezar en la niñez y se manifestarían mediante cambios anatómicos, visibles en los niños de entre 5 y 8 años de edad.

Para la mayoría de los niños y los adolescentes, estos cambios ateroscleróticos pueden minimizarse o hasta prevenirse con un estilo de vida saludable. La hipertensión arterial, la dislipidemia (desórdenes de las grasas en sangre), el síndrome metabólico, la diabetes, el tabaquismo, el sobrepeso, y el sedentarismo son los factores que tienen relación mas demostrada con las complicaciones cardiovasculares en los adultos.

 

¿Cuáles son los factores de riesgo para que los niños lleguen a desarrollar enfermedades hipertensiva y aterosclerosis?

Existen algunos factores que diferencian a aquellos niños y adolescentes que tienen más riesgo cardiovascular:

  • Mayor peso corporal
  • Prematuridad con bajo peso al nacer
  • Mayor presión arterial de base
  • Mayor presión arterial durante el ejercicio
  • Mayor frecuencia cardiaca basal  (taquicardia en reposo)
  • Menor práctica de ejercicio
  • Hábito de fumar
  • Mayor consumo de sal
  • Supresión de emociones ante ciertos conflictos
  • Consumo de alcohol
  • Antecedente familiar de HTA

 

El niño hipertenso ingresa gradualmente a su estado hipertensivo. Lo hace sin presentar ningún síntoma relacionado con su presión, incluso durante décadas. Estos niños tienen cifras elevadas de presión ante situaciones de estrés o dolor. Los estudios vasculares carotideos no invasivos ya demuestran a temprana edad la presencia de alteraciones de la pared arterial, no solo en aquellos con hipertensión, sino también en los que están en las fases iniciales de la enfermedad.

 

¿Existe una predisposición a desarrollar hipertensión en niños hijos de padres hipertensos?

El Framingham Heart Study, que se inició en 1948, ha aportado importantes conocimientos acerca de la susceptibilidad familiar a sufrir enfermedades cardiovasculares. Se ha hallado asociación entre la presión arterial sistólica de los padres y la de sus hijos: la presión sistólica es significativamente mayor en los hijos e hijas de padres hipertensos, y aumenta más con el tiempo que la de los hijos e hijas normotensos. Cuando estos hijos cumplen 18 años, la HTA en sus padres puede predecir valores de presión arterial elevados en ellos, independientemente de cuanto hayan pesado al nacer, de cuales sean su estado físico y peso corporal en el momento, y de si consumen alcohol.

La historia de HTA en un padre ha probado ser predictiva de la enfermedad den los hijos; los HTA en la madre en un predictor aun más fuerte. En efecto, si el padre es hipertenso, el hijo tiene un 30% más de probabilidad de serlo también; si la hipertensa es la madre, la elevación del riesgo es de un 50%. Si ambos padres son hipertensos, la probabilidad es considerablemente mayor: de cada 10 adolescentes con ambos padres hipertensos, habrá 4 con presión arterial elevada (contra 1 de cada 0 en la población general), independientemente de su edad y su peso. Y si ambos padres son hipertensos antes de los 55 años, 1 de cada 3 niños presentará HTA. Si un hermano está afectado, la probabilidad de que otro hermano sea hipertenso será de  1 cada 3.

Los niños con sobrepeso (aquellos con indica de masa corporal entre 25 y 30) tienen el doble de riesgo de presentar HTA; los obesos (con más de 30 de índice de masa corporal), más del triple a una determinada edad.

La hipertensión resulta, entonces, de una combinación de factores genéticos y ambientales.

  • La historia familiar es un factor de predicción de la presión arterial en un niño
  • El 60% de los niños hipertensos tienen al menos un padre con HTA.

Algunas condiciones menos frecuentes, no relacionadas con los padres, también deben ser consideradas al evaluar la probabilidad de tener un hijo con hipertensión arterial. Estas son las relacionadas con las causas secundarias de dicha enfermedad:

  • Niños con apneas del sueño o ronquido frecuente
  • Cardiopatías congénitas (operadas o no), en especial la coartación de aorta.
  • Infecciones urinarias recurrentes, hematuria o proteinuria.
  • Enfermedades renales o malformaciones urológicas.
  • Historia familiar de enfermedades renales congénitas.
  • Tratamiento con drogas que elevan la presión arterial (corticoides, inmunosupresores).
  • Enfermedades asociadas con hipertensión: neurofibromatosis, esclerosis tuberosa, enfermedades del tejido conectivo (lupus eritematoso, artritis reumatoide) y enfermedades endocrinas.
  • Niños con presión intracraneal elevada.

 

¿Puede prevenirse la aparición de la hipertensión en los hijos de hipertensos?

El antecedente familiar puede otorgar a algunos niños una identidad genética, cuya manifestación será influenciada por el medio ambiente. Es decir que el estilo de vida saludable puede retardar o reducir la manifestación de hipertensión arterial en los niños predispuestos.

Una cultura familiar sana favorecerá  un mejor control de la salud cardiovascular, para ello, se recomienda promover: a)Que se consuman cantidades adecuadas de sal. b)Se evite el sobrepeso y c)Se practiquen rutinariamente actividades físicas y deportivas. Además, es importante consultar al pediatra quien incluye la medición de la presión arterial en cada consulta.

_______________________________________________________________________________

Dr. Miguel Rivas –  MP 12401

doctor-miguel-angel-rivasCardiólogo  – UNC CMPC  9700
Magister en Mecánica Vascular e Hipertensión Arterial – Universidad Austral
Miembro de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *